Estado

Vamos concluyendo. Querido, 2016. Hasta luego Mari Carmen. 

Estimado Sr. 2016, nunca me gustaron las despedidas, excepto con usted, me quedo con lo aprendido,  en serio, si te queda algo más que enseñar en esta recta de tu final, pues te agradezco te lo ahorres porque no lo voy a entender bien. Bueno guapi, hasta nunca y si quieres acabar bien, déjate ya de lecciones y dame premio, algún pellizco de Loteria, por ejemplo. 

Bye, Chao, Adiós, 2016 y ¡Holi amig@s! ¡Vamos a por el 2017! 
Natalia gonzalez social media manager cidecan

Este año ha sido algo así como los particulares “Juegos del Hambre”, miseria y tristeza en primer lugar, y como te parecía poco, me diste con arma mortal, un tiro de los que duelen mucho, que te deja marcado el corazón y los pensamientos – fuertes besos al cielo, te quiero, siempre- debo reconocer que a ratos, no me abandonó la alegría, de vez en cuando se hacía presenta la decepción, la ilusión pasaba a tomarse el café, últimamente la melancolía me acompañaba en mi tiempo libre y la esperanza, bastante caprichosa, se las ingeniaba para venir a comer. Pero de este año me llevo, lo último que imaginé, porque mira que era difícil esperar algo que me sorprendiera, al menos en positivo. Entre otras, porque aquí el Sr. 16 se lo tomó como un reto el dejar huella trágica. Aún con toda la montaña rusa emocional que me ha hecho “vivir”, este año caprichoso lo ha conseguido, sí, conseguiste sorprenderme y alegrarme un poco este corazón roto y con heridas que no se curan pronto, según dicen. El descubrimiento de este año, es algo que jamás imaginé tener, pero la tengo, es mía y mi energía para seguir. Sencillo, he recuperado la fe. 

Gracias  a todas las personas que han contribuido para que tenga fe en mi y en la vida. Sin ustedes no sabría disfrutar del momento, aquí y ahora. Eh! Tú, sí tú… ustedes. Ya  saben quienes y yo también, mi gratitud, sincera y desde el alma. 

¿Fe? Sí, fe. Y te recomiendo que tú también te hagas con ella, ten fe en lo que quieras, pero deja que esté en tus pensamientos, en tu corazón y vuelve a confiar, total, es gratis y tiene un montón de beneficios, así que no pierdes nada. 

Bueno, como tampoco es cuestión de dejarles “hechos polvo” -que espero haberos emocionado y no entristecido, fundamentalmente a los que me quieren de verdad- vamos a brindar y así ponernos en modo navideño, que reconozco no es una de mis fortalezas, de momento. Todo se andará. 
Natalia gonzalez cidecan social media

No es que la Navidad no me guste ¡ojo!, es que creo que yo no le gusto a ella, así que aquí estoy, a estas alturas de la vida intentando ganarme su simpatía, seguro que algo bueno sale de esta relación. 

Bueno, que me entretengo y no te cuento lo mejor. Al lío, esto es para ti, hala, pilla copa en mano -obvio que con sidra o un algo así con una pizca de alcohol- levántala y mírame a los ojos: 

¡Salud! Por ti y por mi, por nosotros. Por la complicidad. Por la lealtad. Por darle el valor que merece a nuestra palabra. Por las confidencias. Por las carcajadas. Por las lágrimas. Por esos abrazos cuando hacían falta. Por ese oportuno silencio. Por el consejo. Por defenderme. Por aquella vez que estabas ahí, sí, salud de todo corazón a todas esas personas que estaban allí cuando tanto lo necesitaba. Por retirarte. Por luchar. Por enseñarme que merece la pena. Por tu confianza. Por el cariño y respeto que te tengo. Por respetarme. 

Nataliagoncal Natalia gonzalez cidecan
¡Chin-chin! Por los momentos, por creer en nosotros. 
Y ahora, ya puedes beber. ¡Salud! 
Este 2017 tiene 5 puntos que son, junto a la fe, nuevos en mi vida, igual no tan nuevos, pero si se han convertido en mis propósitos, creo que ellos me llevarán allí donde yo quiera ir y además también creo que son los únicos que saben mostrarte el camino de dónde me quieren, y como sin amor no puedo vivir, a cumplirlos se ha dicho:

1- No enfadarme.

Y entiéndase bien, se puede estar en desacuerdo sin enfadarse, solo hay que desechar el hábito del enfado y yo estoy dispuesta.

2- Ser amable 

Porque es gratis y hace feliz a todos, aunque algunos pocos no lo reconozcan, incluida a mí. 

3-Dar las gracias

Porque ya está bien de no dar las gracias por todo lo que tengo. Puedo respirar, andar, amar, sentir … ¡tengo vida! ¡Gracias! 

4-Honestidad 

Primero conmigo, sin honestidad no hay nada, no construyes sobre lo sólido y real. 

5-Honra a tus maestros 

No te olvides de donde vienes. No olvides quienes te han enseñado. 
Mi principal propósito es sentirme bien, para hacer sentir bien a mí gente. Sobretodo, amarme mucho para poder amar fuerte y bonito a quienes lo merecen.
Y por último, que los reyes magos me traigan pocas cartas a mi buzón y más visitas a mí salón. 

 ¡Claro que sí, guapi! 
¡Feliz Navidad! 🎄 

 

Anuncios