Anuncios
El “autoconsolador” y “autocomplaciente” CM 

El “autoconsolador” y “autocomplaciente” CM 

¿Es lectura erótica? 🙆🏻 los buscadores darán resultados en internet con las palabras del título de este post que no se acercan a mi propósito, daos o dense por avisados o avisados quedáis. 
Vaya por delante que no me considero ejemplo para nadie. ¡Lo reconozco! con los años disfruto del constante aprendizaje y de los resultados beneficiosos que nos aporta la autocrítica constructiva y de compartir conclusiones de mi propio ensayo-error, así que ahí va eso 📝


Cuando era insensata e imprudente, pero mucho más que ahora, desconocía el arte de saber escuchar, observar y leer sin emitir juicios precipitados, ese desconocimiento me regaló muchos tortazos que siempre eran injustos e inmerecidos- desde el punto de vista de una persona insensata e imprudente- me encantaba autoconsolarme (decirme a mí misma lo malos que eran los demás) y autocomplacerme (regalarme conclusiones donde todo ocurría por culpa del resto del mundo y lo mal que lo hacían los demás) no obstante, el universo que es sabio, me puso en el camino a “autores de tortazos en mi vida” que eran más que verdugos, eran y son auténticos maestros de vida, con gran experiencia y enorme capacidad de alertarse de posibles errores que yo era incapaz de percibir; suerte tengo de todavía conservar a muchos de ellos en mi agenda, en redes sociales y otros de ellos seguro que observando desde algún lugar. 
Este post no es la conclusión de un estudio de psicología ni un análisis de expertos de prestigioso nombre. Sencillamente, esta es mi humilde aportación personal a quien quiera tenerla en cuenta: Nunca, pero nunca jamás, menosprecies la opinión de una persona. No subestimes a nadie. Rectificar es de sabios y lo más importante, autoconsolarse y autocomplacerse no es de Community Guapa o Guapo, ya que las Community Guapas/os, hacen autocrítica constructiva, aprenden, rectifica y mejoran, mejoran y mejoran … Escuchan, escuchan, escuchan…  💁🏻… Ah! Y como diría “La Vecina Rubia” (@lavecinarubia) de la que soy #MUYFAN: “Madrugar es de guapas” – y de guapos, claro está.  Esta gran frase para mí significa, que las que madrugan no odian, no son soberbios/as,  no lanzan indirectas escudándose en sus marcas digitales o en determinado “estatus” y no invierten su tiempo+esfuerzo en “dañar” a otras personas – pero eso también es conclusión de la que les habla 🙂 

¡Ojo! He podido observar como en las redes sociales las personas valoran este comportamiento, donde no puede faltar un ingrediente fundamental, grandes dosis de CONVERSACIÓN, fundamentalmente si eres una marca. 

Ánimo compatriotas de los medios sociales. Larga vida a los y las CM

Besitos y besotes 

Juntos, pero no revueltos

Juntos, pero no revueltos

 

¿Quién mejor que mi Community Manager para que haga de imagen de la marca? Claro, si además me sale gratis 😦

 

Eso me dijeron hace poco y la verdad es que no respondí. Será la prudencia, que te llega tarde o temprano, será…

 

Creo que resulta complejo ser objetivos cuando se trata de analizarnos a nosotros mismos; si ya es difícil analizar una marca, cuánto más a las personas, con sus sentimientos incluidos.

 

Me llama poderosamente la atención -y lo admito- que profesionales que gestionan la comunidad digital de las marcas vinculan directamente su imagen en cada una de las publicaciones, promociones o campañas específicas. Me asombra porque puedo imaginar lo difícil que es “potenciarse”, “promocionarse” a sí mismo y a una marca sin ayuda de ningún otro profesional que no seas tú, además de tener que hablar en nombre de la marca cuando ya se sabe quién es la persona física que responde. Y se sabe porque no paras de recordárselo a tu comunidad y a la de la marca…

En una crisis, con sus usuarios de redes sociales cabreados y sin piedad a la hora de manifestar su opinión, ahí es donde puede ser TERRIBLE… No me veo, la verdad. ¡Imagínate! … Ese momento en el que, en nombre de Frutería X, le estás hablando a una persona que se queja de que le dieron un mal servicio y esa misma persona te responde “no estoy de acuerdo con lo que escribes, Manolita, si ni siquiera te gusta la fruta… hace tiempo que se que eres tú quien lleva esta cuenta, gracias a tus publicaciones”.- ¡Oh, no! No me gustaría verme en una de esas… También es verdad que cuando imagino estos supuestos me posiciono en el peor de los casos.

 

No cabe duda que se puede ver cómo una oportunidad. Nuestra marca personal bien posicionada, contando con un buen número de seguidores que encajan dentro del público objetivo de una determinada marca o empresa y manifiestan que les gustamos (comunidad); puede ser un valor añadido para vendernos como “imagen” o “influencer” en los medios sociales, valga recordar que es algo muy distinto a su gestor de comunidad online o su posible Community Manager. ¿Se pueden ser las dos cosas? ¿Se deben ser las dos cosas? La respuesta está en la habilidad de cada profesional. Yo no podría. Ahí queda eso.

 
Ante una oferta de trabajo como CM que incluya ser imagen de la marca, con todo lo que eso implica y sin la colaboración de otros profesionales, una cosa muy complicada pero no imposible de hacer, que además debe tener un nombre largo y guapo, algo así como, “ComuInfluencer Manager” (esto es una inocente broma), personalmente encuentro dos importantes ‘Amenazas y Oportunidades’ que siempre tendré en cuenta:

 

Amenazas

Quitarías trabajo a otros profesionales.

Te vinculan con esa marca para lo bueno y lo malo, durante un tiempo.

 

Oportunidad

Puedes potenciar tu marca personal, por un tiempo.

Nuevos seguidores.

¿Mi relación con la marca? Eso es cosa nuestra.

@nataliagoncal

Quien bien te quiere te lo dirá

Quien bien te quiere te lo dirá

Habitualmente, y aquí pocos nos salvamos, hemos tenido la tentación de lanzar mensajes indirectos que van directo a la yugular de alguien con el que mantenemos alguna discrepancia que otra. Es tan habitual tener la tentación como criticar, hasta hacer sangre, a quien lo haga. Lo cierto, es que el morbo es muy poderoso y sin grandes conocimientos en psicología, es fácil darse cuenta que somos muchos los que curioseamos cuando alguien muestra enfado en sus publicaciones. Valga que yo lo he aprendido equivocándome… 

Pues bien, al grano, la libertad de expresión está para utilizarla, ahora bien, mi consejo es que meditemos aquello que publicamos en nuestras redes sociales, porque no es lo que dices sino lo que comunicas. 

Son muchísimas más personas de las que pensamos las que nos leen, evitan dar un “like” o un “RT” para que no quede rastro de la visita a nuestros sitios, quién sabe si ese mensaje hiriente y merecido a quien nos ha molestado  puede llegar a los ojos equivocados y proyectar una “mala reputación digital” de nosotros, algo que desde mi punto de vista es completamente innecesario. 

Claro que puedes limitar el público al que quieres dirigir tus publicaciones y además limitar el acceso a tu perfil a cuantas personas quieras, pero esa no es la cuestión, la cuestión es valorar si realmente querías subir a internet o no ese texto que te define y que se puede interpretar libremente, es el riesgo de arrepentirte al publicar algo que forma parte de una disputa entre dos o tres y que puede llegar a destinatarios equivocados, algo que quién sabe si simplemente es un enfado pasajero o si pasado unos días quizá no tenemos la absoluta razón, porque mira que es difícil llevarla al 100%. 

Y me pregunto, después de desahogarte con toda la sátira posible del momento, ¿Solucionaste el problema? ¿Tienes doble problema ahora? 

En resumen, lo que publicamos en internet sobre nosotros nos define y por consiguiente puede darnos un punto a favor o en contra. 

Conclusión, los resultados los obtendrás por lo que hagas, en internet, también por lo que publicas.

@nataliagoncal 

 Y esta entrada la escribí mientras escucho un tema ideal para acompañar el repertorio, una contradicción como otra cualquiera 😉 ¿Qué hablen de mí? 

 

No me gusta 

No me gusta 

¿Nos estamos volviendo locos o qué? 

Me quito el “mono de trabajo” para disfrutar de unos días de “descanso”, lo que para las personas que trabajamos concienzudamente en  social media es algo así como, intentaré acceder a las redes sociales solo para lo justo y necesario. 

Es tiempo de disfrutar de las conversaciones cara a cara, de quedar con tu gente, de compartir tu tiempo haciendo aquello que te gusta con quien desees… Algo que para mí es una necesidad vital en este último año, igual es que me hago mayor o es que este 2016 al ser bisiesto, viene impregnado de razonamiento y sentido común, ese que es el menos común de los sentidos, valga el tópico. 

El hecho de interactuar en las redes sociales diariamente hace que mucha gente piense que ya saben de ti, que te han saludado y que los “me gusta” o algún comentario a tus fotografías es una señal de que le importas o que han estado “ahí contigo”. Nada más lejos de la realidad, yo soy de las antiguas, me gustan las llamadas de teléfono donde pueda escuchar el tono de voz de mis amigos y amigas de verdad, vale que el whatsaap y el messenger están muy bien, pero nada como escuchar un ¿Cómo estás?, con su tono eufórico incluido, soy así, no lo puedo evitar. 

No se vayan a creer que no he sido atrapada por el vicio de los medios sociales y que durante un tiempo he sido una fiel copia de eso que ahora “critico”, pero siempre estamos a tiempo de rectificar y recuperar nuestra vida social analógica, esa que viene acompañada de miradas, de abrazos, complicidad y que además puede también ir acompañada del móvil ¿Por qué no? ambos caben en la mesa 😏

No se confundan ni me malinterpreten, quiero decir, y léeme con atención, que las redes sociales son un medio complementario, maravilloso para estar conectados, sí, facilitan la comunicación, pero en ningún caso sustituye. Para mí sigue siendo necesario verte, escucharte y abrazarte, compartir un café y contarte algún que otro secreto mientras te cojo de la mano, es necesario para fortalecer las relaciones que queremos en nuestra vida, amigos, familia e incluso contactos profesionales. 

Me sorprende cuando a veces me encuentro por casualidad con alguien y me dicen- Ya veo en el Facebook lo bien que te va la vida- o -Te enfadaste muchísimo el otro día en aquella discusión en Twitter- ¿En serio eres capaz de detectar si la vida me va bien o mal, si estaba enfadada o alegre, a través de una pantalla?  … Sinceramente, creo que no, que el máximo que puedes captar es el mensaje de “me gusta” o “no me gusta” de aquello que comparto en internet, pero el resto es una libre interpretación, puede que si me preguntas, descubras si hay felicidad o no detrás de cada una de esas palabras que escribo. 

  
Yo he encontrado un remedio para todo esto, en mis días de “descanso” intento quedar con la gente que quiero, quedamos por whatsaap ¡qué ironía! Eso sí, nos vemos y tengo esta conversación que ahora comparto contigo, además añado, me encantan tus “likes”, tus comentarios, me encantan tus menciones pero si además quedamos para tomarnos un café de vez en cuando… 

…  ya es que me REQUETE ENCANTAS ❤️

  
¿Lo has entendido? 

  
Por si no lo has entendido, amig@, te dejo un fragmento de Benedetti y la gente que me gusta 🙂 

   
 

Me gusta la gente que es justa con su gente y consigo misma, la gente que agradece el nuevo día, las cosas buenas que existen en su vida, que vive cada hora con buen ánimo dando lo mejor de sí, agradecido de estar vivo, de poder regalar sonrisas, de ofrecer sus manos y ayudar generosamente sin esperar nada a cambio.

Me gusta la gente capaz de criticarme constructivamente y de frente, pero sin lastimarme ni herirme. La gente que tiene tacto.

Me gusta la gente que posee sentido de la justicia.

A estos los llamo mis amigos.

Me gusta la gente que sabe la importancia de la alegría y la predica. La gente que mediante bromas nos enseña a concebir la vida con humor. La gente que nunca deja de ser aniñada.

Me gusta la gente que con su energía, contagia.

Me gusta la gente sincera y franca, capaz de oponerse con argumentos razonables a las decisiones de cualquiera.

Me gusta la gente fiel y persistente, que no desfallece cuando de alcanzar objetivos e ideas se trata.

  
  
  

Pon un Blue Monday en tu workflow

Pon un Blue Monday en tu workflow

 

El día mas triste del año se llama #BlueMonday… ¡Qué cosas!

Pero qué bien nos vienen estas tendencias, recuerden tener anotado el tercer lunes de enero de cada año para incluirlo dentro de las tácticas en nuestro plan social media.

Hoy ha sido un día bastante divertido, al menos para mí, que he monitorizado el hashtag y menudas son las ocurrencias.

Recordar que “el día más deprimente del año” tiene fecha gracias al investigador de la Universidad de Cardiff, Cliff Arnal, en el año 2005.

Lo cierto es que habían indicadores como para que se le ocurriese investigar si somos más o menos felices en la famosa cuesta de enero, pero creo que un #BlueMonday lo puede tener cualquiera en cualquier “Monday” del año 🙂 así que por favor, sigan investigando porque a nosotros nos viene de maravilla para nuestros contenidos.

Prueba superada y enhorabuena a los ocurrentes mensajes con el hashtag #BlueMonday, han hecho de mi jornada un día lleno de sátira, ironía y muchas risas. ¡Somos los mejores para una fiesta!

12584205_166288520406103_270501815_n

 

Las marcas, el amor y yo.

Las marcas, el amor y yo.

Este año ha sido “particular”, a mi me ha servido para mucho, me pasa con todos los años, haces el balance de positivo, negativo o neutro de los hitos importantes y ahí lo tienes, el análisis de tu año, el mío vamos a definirlo como lo dicho, “constructivo” tirando a mejorable, por ejemplo.

El caso es que el año casi está diciendo adiós y todos estamos ansiosos por recibir un 2016 cargadito de cosas buenas, o al menos así lo manifiesta la mayoría de los comentarios que se leen en las redes sociales.

Al grano, increíble es la cantidad de demanda de amor que hay en el universo digital, tal es, que las marcas han dicho `Tus deseos son órdenes¨, igual no lo han dicho ¡vale!, pero el mensaje de sus campañas así lo indicaba, empeñadas, no todas, en no mejorar sus servicios o productos sino en maquillarlos, mezclando la velocidad con el tocino, como quien dice 🙂

Parece que para algunas marcas, da igual lo que ofertes; Una maquinilla de afeitar, un jamón, un cepillo de dientes, una lata de fabada… lo importante es ponerle amor. Mensajes como juntos, porque te quieran, mi mejor regalo eres tú, siempre a tu lado, te vamos a enamorar y varios mensajes de auténticos Romeos o Julietas han intentado conquistar el corazón de la comunidad digital activa.

Han pasado la delgada línea que separa el marketing estratégico de lo ridículo, pero no los consumidores, las marcas. Porque pensar que nuestro comportamiento al tomar la decisión de consumir o comprar será algo así, como:

Lo que quiero en Navidad eres Tú, y además se lo envías como regalo vía whatsaap. Ya puestos a protagonizar situaciones ridículas ¡háganlo bien! Que quieres que estemos juntos, pues vas y mientras compras el “lo que sea”  lo tuiteas con el hashtag #Juntos, en plan, llevándolo a los extremos, Querido ex:  mientras me como esto, pienso en ti  y quiero que lo sepas, que en Navidad te puedes permitir no tener dignidad ¡Ánimo! ¡Claro que sí! …

Creo que han fallado, sinceramente, creo que los consumidores somos mucho más inteligentes, de las marcas queremos que nos cortejen, pero enseñándonos sus bondades, las ventajas que obtenemos y el porqué debemos consumirlos … Igual tenemos numerosos RT y “Me Gusta” y los informes respecto a los medios sociales son positivos, pero, creo que en algunos casi ni eso han conseguido.

Otros, sí que han aprobado y con nota muy alta, promociones específicas navideñas o consejos de cómo hacer buen uso del producto en cuestión, agradecimiento a los consumidores o invitarlos a participar para mejorar sus productos o servicios a través de concursos, sorteos…  han aportado contenido de valor y seguro se verá reflejado en las cuentas de resultados.

Por eso quiero felicitar la nueva era del marketing y comunicación digital, porque es ahora cuando estamos cerca de nuestros consumidores, donde les rozamos el alma gracias a la escucha activa y, ¿saben por qué? Porque es más sencillo escribir al universo digital que deseas algo que ir directamente a por él.

Estimadas marcas, no tengan miedo a preguntar.

Sean felices y disfruten de estas fechas tan señaladas, con intensidad.