¿Dónde está Foursquare?

¿Dónde está Foursquare?

Foursquare, una app creada en 2009 por el americano Dennis Crowley y Naveen Selvadurai basada en servicios de localización que incorporaba componentes de juego.

untitledeeeee

A través de GPS, nos informaba sobre restaurantes, locales o negocios de nuestro interés y que estaban cerca de nosotros. Y nos invitaba a compartir con nuestros amigos y conocidos dónde nos encontramos en cada momento. Además, como he dicho anteriormente esta app incorporaba componentes de juego, por lo que sus usuarios competían entre sí, por conseguir relucientes insignias, puntos y alcaldías virtuales (dadas al usuario que más veces había ido a un local). También se podían beneficiar de alguna promoción, como chupitos o postres gratis a cambio de un Check-in.

Y cuando hablo en pasado, lo hago porque a pesar de que llegó a ser una plataforma muy popular, está popularidad se desvaneció. Varios factores interfirieron en ello, creo que el más importante bajo mi punto de vista fue, el paso del tiempo, la idea era pionera y el concepto de gamificación (juego) aún lo era más, pero con el paso de los años, todo esto ya no era tan novedoso, y la llegada de otras apps más las quejas de los usuarios por lentitud, perdida de privacidad, interfaz deslucida, fotos de mala calidad, inoperatividad… La dejaron navegando a la deriva.

Aunque, más allá de la llegada de nuevos competidores, la propia compañía, llevada por las ansias de evolucionar, decidió dividir sus funciones en dos aplicaciones distintas, la propia Foursquare para encontrar recomendaciones y Swarm (su hija) para compartir la ubicación. Pero esta decisión no tuvo una gran bienvenida por parte de los usuarios, lo que la hizo caer en picado.

Siete años después, y aunque ya no se haga un uso directo de la ella, Foursquare está muy activa.

Se oye que a comienzos del 2016 recibió una financiación de 41 millones de dólares, lo que le permitió resurgir de sus cenizas, como un ave fénix. Y ahora, basa su futuro y sus ingresos en un nuevo sistema llamado Pilgrim que localiza a sus usuarios, en los distintos establecimientos que frecuenten, sin necesidad de que estos hayan realizado un check-in. Utilizando así estos datos, más todos los datos de localización recopilados y la redirección de anuncios (ad-tarjeting) para “venderlos” al resto de corporaciones, marcas y empresas.

Debido a su popularidad, Foursquare llegó a obtener el mejor mapa colaborativo, en el que se registraban restaurantes, bares, locales, tiendas, monumentos y lugares de interés de todo el mundo.

Una información muy valiosa y una importante oportunidad para las empresas o marcas, ya que, de esta manera, se obtienen datos claves sobre el comportamiento, las necesidades y los gustos de los consumidores. Pudiendo medir de manera mucho más sencilla la efectividad de sus campañas de marketing y generar mejores estrategias, así como enfrentarse a sus competidores.

En el siguiente video podemos observar un servicio realizado para Apple en el que se predice el tráfico de ventas retail de móviles iPhone6s en San Francisco, EEUU:

Ante las dudas de su política de privacidad Foursquare explica, que los datos son anónimos y que no se trata de venderlos a terceros, sino de emplearlos para poder responder a dudas y preguntas o redirigir anuncios.

Ya sabemos dónde está Foursquare, y…

“no estaba muerta, estaba de parranda buscando pasta” 😉

Hasta la próxima, besitos digitales persons-0182_large

El arte de “Megustear”

El arte de “Megustear”

Megustear (v. tr. En spanglish, likear): Dícese de la acción de expresar agrado o conformidad en las redes sociales, especialmente, en Facebook. En algunos casos, sirve para indicar que, solamente, has leído la publicación (como si del doble check azul del Whatsapp se tratase) o, simplemente, que te da pereza comentarla.

Fuente: Blogavulario de las Redes Sociales. Blog LOS OJOS DE MIRAR

megustearpm

Sí, dentro de las acciones cotidianas del buen Community Manager se encuentra el arte de megustear. Una táctica que nos puede ayudar a conseguir determinados propósitos. Y es que debemos aprender a sacar provecho a nuestro pequeño gran espacio en la red, para que se nos escuche alto y claro entre tantas voces.

Dentro del arte de la comunicación en las redes sociales, existen varias vertientes importantes, como el arte de escuchar observando y el arte de megustear. Llevar a cabo este tipo de acciones provocará que tengamos una buena comunidad, un elemento fundamental para que nuestra marca o empresa cobre fuerza.

Megustear es una acción que no pasa desapercibida, porque las marcas deben megustear, para ser megusteadas. Esta una forma sencilla de decirle a los demás que su nueva publicación es algo de nuestro agrado, una forma rápida de darte por entendido o de decir, ¡Eeeyy estoy aquí!.

Aunque este gesto incluso puede ir más allá. Si lo llevamos a un terreno personal, podríamos estar diciendo, te extraño, te amo, no te soporto y muchas cosas más.

Es por eso que el año pasado, Facebook decidió facilitarnos un poco más las cosas, incorporando nuevos botones de reacción – facebook-me-encanta me encanta, facebook-me-asombra me asombra, facebook-me-divierte me divierte, facebook-me-molesta me enfada, facebook-me-entristece me entristece – y así, poder expresar emociones más complejas, dejando más claro lo que sentimos y pareciendo un poco más cercanos y auténticos.

Los nuevos botones con sus correspondientes emojis, nos dan nuevas posibilidades para reaccionar a las publicaciones, y no sólo hablo de usuarios cuando digo esto, también hablo de marcas y empresas. Porque durante este año, las marcas hemos visto en esos botones una nueva herramienta, que nos da la oportunidad de escuchar de manera más cercana a nuestros clientes y/o seguidores. Tenemos más claro cómo piensan, lo que les interesa y conocemos más a fondo, qué tipo de emociones tocamos con nuestros contenidos.

Así que venga, los invito a dar like, me gusta, me encanta, me asombra, me enfada… Practícalo, demuestra a tu comunidad que estas viv@ y que eres capaz de ver más allá de tus propias publicaciones. Tómalo como un hábito cada día, recuerda al resto que existes y pon en marcha el arte de megustear, como si de un ¡Buenos días! ¡Feliz día! ¡Aquí estamos! se tratara.

Besazos digitales, persons-0182_large

@Nataliagoncal

 

 

Quien bien te quiere te lo dirá

Quien bien te quiere te lo dirá

Habitualmente, y aquí pocos nos salvamos, hemos tenido la tentación de lanzar mensajes indirectos que van directo a la yugular de alguien con el que mantenemos alguna discrepancia que otra. Es tan habitual tener la tentación como criticar, hasta hacer sangre, a quien lo haga. Lo cierto, es que el morbo es muy poderoso y sin grandes conocimientos en psicología, es fácil darse cuenta que somos muchos los que curioseamos cuando alguien muestra enfado en sus publicaciones. Valga que yo lo he aprendido equivocándome… 

Pues bien, al grano, la libertad de expresión está para utilizarla, ahora bien, mi consejo es que meditemos aquello que publicamos en nuestras redes sociales, porque no es lo que dices sino lo que comunicas. 

Son muchísimas más personas de las que pensamos las que nos leen, evitan dar un “like” o un “RT” para que no quede rastro de la visita a nuestros sitios, quién sabe si ese mensaje hiriente y merecido a quien nos ha molestado  puede llegar a los ojos equivocados y proyectar una “mala reputación digital” de nosotros, algo que desde mi punto de vista es completamente innecesario. 

Claro que puedes limitar el público al que quieres dirigir tus publicaciones y además limitar el acceso a tu perfil a cuantas personas quieras, pero esa no es la cuestión, la cuestión es valorar si realmente querías subir a internet o no ese texto que te define y que se puede interpretar libremente, es el riesgo de arrepentirte al publicar algo que forma parte de una disputa entre dos o tres y que puede llegar a destinatarios equivocados, algo que quién sabe si simplemente es un enfado pasajero o si pasado unos días quizá no tenemos la absoluta razón, porque mira que es difícil llevarla al 100%. 

Y me pregunto, después de desahogarte con toda la sátira posible del momento, ¿Solucionaste el problema? ¿Tienes doble problema ahora? 

En resumen, lo que publicamos en internet sobre nosotros nos define y por consiguiente puede darnos un punto a favor o en contra. 

Conclusión, los resultados los obtendrás por lo que hagas, en internet, también por lo que publicas.

@nataliagoncal 

 Y esta entrada la escribí mientras escucho un tema ideal para acompañar el repertorio, una contradicción como otra cualquiera 😉 ¿Qué hablen de mí? 

 

Psicología Vs Marca Personal

Psicología Vs Marca Personal

Un psicólogo me hizo una pregunta, tenía tanto que decirle que me quedé sin palabras, la pregunta es la siguiente:

Natalia, he visto tus vídeos en Facebook y me pregunto ¿Por qué haces eso?…

¿Cuántos necesitamos potenciar nuestra marca personal para desarrollar nuestra carrera profesional?

Levanto la mano. Yo necesito hacerlo y mi sorpresa es mayúscula cuando me leo informes o estudios que hablan de los grandes y preocupantes “trastornos mentales” que sufren las personas que, por ejemplo, publican (sigo entrecomillando) “demasiados selfies” en las redes sociales. Veo que los psicólogos hacen una lectura equivocada de este comportamiento, igual lo que ellos creen que es  narcicismo  para otros profesionales es una acción de posicionamiento, una táctica que esas personas están monetizando, una acción que tiene un objetivo mucho más a ella del ego personal, no obstante, como psicólogos afirman que esos comportamientos son propios de una persona trastornada o que puede llegar a serlo en el futuro, pero no satisfechos con las afirmaciones dan un paso más allá asegurando lo siguiente:

<según recogió ABC, destacaba que las parejas que normalmente se muestran más «felices» de forma continuada -ya sea publicando constantemente lo que se aman y dónde viajan- puede ser causa de baja autoestima. En ese sentido, los investigadores se encontraron que los usuarios que suelen compartir en Facebook muchas imágenes de ellos practicando deporte,ya sea al aire libre o en el gimnasio, son los que más «me gusta» reciben, por lo que esta situación provoca que continúen intentando conseguir la atención que desean.>

Esto me hace recordar acciones de marketing tradicional que hace algunos años, antes de que los medios sociales acapararan la completa atención de los consumidores, se hacían para llamar la atención de sus clientes.

-Estudios de fotografía que sus escaparates eran muestras de amor de sus clientes en bodas, bautizos o comuniones. Siempre con la autorización de los protagonistas quienes gustosos accedían y disfrutaban siendo “la imagen” del lugar por unas semanas.

¿Trastorno? Pues la verdad, discrepo mucho. Posiblemente esas 555 personas analizadas por los expertos, según el artículo de ABC presenten trastornos mentales, pero no creo que esos “trastornos” sean producto de darle uso a la cámara frontal de su nuevo smartphone 🙂

Cierto que como de marca personal hablamos hay un detalle que no debemos olvidar, si no quieres que se sepa lo que haces, no lo subas a internet.

Una vez claro este punto y sin perder de vista la legalidad, razonemos ¿No somos libres de hacer lo que nos da la gana con nuestra vida?

Se acaba la semana y me quedo con estas dos reflexiones, son posiblemente la conclusión a la que llego después de leer estos artículos o escuchar a los profesionales en psicología:

bla bla bla chiringuito pirata

¡Con un par! ¡El Mayor Premio es Compartirlo!

¡Con un par! ¡El Mayor Premio es Compartirlo!

Me pidieron que hablase de neuromarketing … ¡Con la que está cayendo!

Y a mi me apetece hablar del anuncio y concepto de la campaña de Loteria de Navidad 2014 y es que juzguen ustedes mismos, porque difícilmente les deje indiferentes.

Esta entrada es una opinión personal que firmo como Natalia González (nataliagoncal) partiendo de la base que la empresa que encarga esta campaña se llama Loterias y Apuestas del Estado ¿Alguien dijo Estado? Sí, sí … Estado Español.

Y hablando de estado, vayamos al estado de la gente, de las personas que sufren recortes, despidos y que cada día se intoxica irremediablemente de los titulares protagonizados por los chorizos de esta País, también conocidos como políticos. ¡Vale! No serán todos, pero los suficientes como para ser mucho más comedidos en las campañas que lanzan, porque, <<El mayor premio es compartirlo>> tiene  mucha mala leche si partimos de la base de cualquier briefing inicial ¿Qué y para quién? ¿Cuándo?

La verdad que podría seguir abriendo heridas pero prefiero dejarlo ahí, porque lo bueno si es breve, dos veces bueno, sin olvidarnos de la polémica que ya está creada por el mentor del #concepto de la “maravillosa campaña” donde el testimonio no tiene desperdicio.

Después del “cameo” del año pasado, creo que este año tocaba “tocar” las teclas de la ilusión y motivación con una irrealidad, bastante real tal y como pinta el panorama.  “Que la suerte te acompañe” ❤

¡¡Grandes dosis de profesionalidad!! a modo de ironía

<<El mayor premio es compartirlo>> ¡Pues ya saben señores del Estado! ¡Con un par! ¡Compartan lo nuestro, si eso, que para eso es de todos!

navidad-democracia